Dom. Ago 1st, 2021

El programa europeo de seguridad para vehículos EuroNCAP ha lanzado una segunda serie de pruebas adaptadas a los nuevos sistemas de ayuda a la conducción ADAS, así como vehículos con nivel de conducción autónoma, incluyendo un nuevo protocolo de evaluación específico y un nuevo sistema de clasificación.

Tal como ha explicado EuroNCAP, cada vez más los fabricantes de vehículos utilizan un conjunto de sensores instalados en sus coches para proporcionar un apoyo a la conducción más amplio, allanando el camino hacia el automóvil autónomo.

Así, lo nuevos protocolos de evaluación se centran en dos áreas principales: las competencias de la asistencia al conducción y la medida en que mantienen al conductor alerta.

Por ello, un nuevo sistema de clasificación permite a los clientes comprender qué tipo de ayudas a la conducción y el nivel de las mismas
en cada uno de los vehículos de interés del usuario: Entrada, moderado, bueno y muy bueno.

Por ejemplo, el Mercedes-Benz GLE, el BMW Serie 3 y el Audi Q8 obtuvieron la clasificación más alta, logrando un buen equilibrio entre ofrecer un alto nivel de asistencia a la conducción pero manteniendo comprometido y en el control del volante al mismo.

Este organismo se creó en 1996 con la intención de mejorar la seguridad de los vehículos que se lanzan al mercado año tras año. Desde el inicio, EuroNCAP decidió que su puntuación otorgaría más estrellas a los vehículos que obtuviesen mejores puntuaciones en cada apartado, siendo cinco el número máximo de éstas.

Es imposible que esta organización someta a ensayos todos los vehículos que se lanzan al mercado y tampoco resulta viable probar todas las variantes que ofrecen los fabricantes de cada vehículo. Por ello para lograr una información lo más amplia posible todos los años se realiza una selección de los modelos más relevantes y populares y se valoran cuatro áreas: la protección de adultos, protección de la infancia, protección de los peatones y asistentes de seguridad.

Se necesitan hasta cuatro vehículos para sus evaluaciones. Cuando un modelo sale a la venta este organismo suele adquirirlo directamente a través de concesionarios. Los vehículos se compran de manera anónima, ya sea en uno o varios establecimientos de venta de la marca.,
El programa europeo de seguridad para vehículos EuroNCAP ha lanzado una segunda serie de pruebas adaptadas a los nuevos sistemas de ayuda a la conducción ADAS, así como vehículos con nivel de conducción autónoma, incluyendo un nuevo protocolo de evaluación específico y un nuevo sistema de clasificación.

Tal como ha explicado EuroNCAP, cada vez más los fabricantes de vehículos utilizan un conjunto de sensores instalados en sus coches para proporcionar un apoyo a la conducción más amplio, allanando el camino hacia el automóvil autónomo.

Así, lo nuevos protocolos de evaluación se centran en dos áreas principales: las competencias de la asistencia al conducción y la medida en que mantienen al conductor alerta.

Por ello, un nuevo sistema de clasificación permite a los clientes comprender qué tipo de ayudas a la conducción y el nivel de las mismas
en cada uno de los vehículos de interés del usuario: Entrada, moderado, bueno y muy bueno.

Por ejemplo, el Mercedes-Benz GLE, el BMW Serie 3 y el Audi Q8 obtuvieron la clasificación más alta, logrando un buen equilibrio entre ofrecer un alto nivel de asistencia a la conducción pero manteniendo comprometido y en el control del volante al mismo.

Este organismo se creó en 1996 con la intención de mejorar la seguridad de los vehículos que se lanzan al mercado año tras año. Desde el inicio, EuroNCAP decidió que su puntuación otorgaría más estrellas a los vehículos que obtuviesen mejores puntuaciones en cada apartado, siendo cinco el número máximo de éstas.

Es imposible que esta organización someta a ensayos todos los vehículos que se lanzan al mercado y tampoco resulta viable probar todas las variantes que ofrecen los fabricantes de cada vehículo. Por ello para lograr una información lo más amplia posible todos los años se realiza una selección de los modelos más relevantes y populares y se valoran cuatro áreas: la protección de adultos, protección de la infancia, protección de los peatones y asistentes de seguridad.

Se necesitan hasta cuatro vehículos para sus evaluaciones. Cuando un modelo sale a la venta este organismo suele adquirirlo directamente a través de concesionarios. Los vehículos se compran de manera anónima, ya sea en uno o varios establecimientos de venta de la marca.

Por