Jue. May 6th, 2021

Oficializado el traspado de Suárez al Atlético y a la espera de que el club contrate a otro atacante, la apuesta de Koeman remite al falso ‘9’ como hiciera Cruyff con Laudrup y Guardiola con Leo,

Acabó el culebrón de Luis Suárez con el Barça, vendido finalmente al Atlético sin coste alguno fijo pero con la imposición de pagar dos millones de euros a cada ocasión que el equipo alcance los cuartos de final de la Champions con el uruguayo en la plantilla -“El conjunto madrileño pagará al FC Barcelona 6 millones de euros en variables”-, aseguraba el comunicado del club azulgrana. Una negociación tensa que terminó por conformar a todos. Aunque para el Barça supone quedarse cojo en el ataque, sin un ariete puro, sin un delantero centro que sea la referencia, por más que Koeman —con su 4-2-3-1— haga un guiño al pasado. Y una revolución, porque al echar la vista atrás, con Johan Cruyff como punto de partida al definir el estilo y el sempiterno 4-3-3 azulgrana, no se ha dado más que en dos ocasiones. Una fue con El Flaco en el banquillo, reacio a la figura del 9 fijo; la otra con Pep Guardiola, que durante las dos últimas temporadas y media situó a Messi de falso nueve.

Seguir leyendo

Por noticas