Mié. Ago 4th, 2021

Varias decenas de personas se han concentrado ante el CEIP Luis Seoane de Oleiros (La Coruña) para exigir «responsabilidades» a la Xunta y a la empresa en cuyo bus escolar quedó olvidado un menor de tres años, así como para reclamar la reincorporación de la directora, de la que insisten que fue «obligada» a dimitir. Mientras, la CIG ha pedido la dimisión del jefe territorial de Educación, Indalecio Cabana. Con presencia de representantes políticos como el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, la protesta ha querido expresar públicamente el «total apoyo» a la hasta ahora directora del centro, María Ruiz, además de instar a la Consellería de Educación «a depurar responsabilidades con la compañía Eliseo Pita contratada para dar el servicio de transporte escolar».

Mientras desde la compañía han eludido hacer declaraciones, los padres insisten en que el hecho de que el menor quedase «casi cinco horas» en el bus –no llegó a bajarse del mismo y no lo llevaron de vuelta hasta casi el mediodía cuando se percataron de lo sucedido–, «evidencia que ni el personal de acompañamiento revisó el vehículo al final de la ruta escolar ni el conductor cumplió con los protocolos de limpieza y desinfección contra la Covid19». Por otra parte, sostienen que la orientadora y directora del centro «fue obligada a dimitir de manera improcedente e injusta» responsabilizándola de unos hechos totalmente fuera de su alcance, algo que también denunciaron desde el centro, desde el que explicaron que desde el primer momento se pusieron en contacto con la familia del menor, que no llegó a ir al colegio.

Desde el ANPA, se ve «injustificado» que se pueda señalar a la directora como responsable de lo sucedido ya que el menor en ningún momento llegó al centro escolar. «Existen responsables claros como es el personal de acompañamiento de los menores y el propio conductor que no cumplieron con sus deberes de control, ni los protocolos de revisión y limpieza del autobús». Por otra parte, rechazan que se pueda alegar que la ya exdirectora «no informó a tiempo a la Inspección» y apelan a tener en cuenta la situación actual «en la que el personal escolar está totalmente desbordado y no llegan las horas para cumplir con los protocolos y actuaciones exigidas por la Covid».

Por lo sucedido, desde el ANPA han confirmado a Europa Press que los padres del menor no van a denunciar los hechos ante la Guardia Civil, pero sí presentar una queja ante las autoridades autonómicas. En la misma línea que lo hizo este jueves, tras conocerse lo sucedido, el regidor de Oleiros, Ángel García Seoane, ha vuelto a culpar a la empresa de transportes y a la persona que realizaba las tareas de cuidado, que ya fue despedida, «contratados por la Xunta», ha remarcado, culpando a esta administración en última instancia.

Por otra parte, ha indicado que se dirigió por escrito al conselleiro de Educación, Román Rodríguez, con el que también mantuvo una conversación telefónica. «Por lo que me transmitió espero que haya cordura y que actúe como tiene que hacerlo», ha indicado el alcalde, quien ha criticado la actuación de la inspectora de Educación y del jefe territorial.

De este último, CIG-Ensino ha exigido su cese por «un uso improcedente de su cargo público», además de respaldar a la dirección del centro. El sindicato denuncia también la existencia de «coacciones» a la directora y confirma, como se publica también en la web del centro escolar que «todo el equipo directivo, por solidaridad, ha presentado su dimisión».,
Varias decenas de personas se han concentrado ante el CEIP Luis Seoane de Oleiros (La Coruña) para exigir «responsabilidades» a la Xunta y a la empresa en cuyo bus escolar quedó olvidado un menor de tres años, así como para reclamar la reincorporación de la directora, de la que insisten que fue «obligada» a dimitir. Mientras, la CIG ha pedido la dimisión del jefe territorial de Educación, Indalecio Cabana. Con presencia de representantes políticos como el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, la protesta ha querido expresar públicamente el «total apoyo» a la hasta ahora directora del centro, María Ruiz, además de instar a la Consellería de Educación «a depurar responsabilidades con la compañía Eliseo Pita contratada para dar el servicio de transporte escolar».

Mientras desde la compañía han eludido hacer declaraciones, los padres insisten en que el hecho de que el menor quedase «casi cinco horas» en el bus –no llegó a bajarse del mismo y no lo llevaron de vuelta hasta casi el mediodía cuando se percataron de lo sucedido–, «evidencia que ni el personal de acompañamiento revisó el vehículo al final de la ruta escolar ni el conductor cumplió con los protocolos de limpieza y desinfección contra la Covid19». Por otra parte, sostienen que la orientadora y directora del centro «fue obligada a dimitir de manera improcedente e injusta» responsabilizándola de unos hechos totalmente fuera de su alcance, algo que también denunciaron desde el centro, desde el que explicaron que desde el primer momento se pusieron en contacto con la familia del menor, que no llegó a ir al colegio.

Desde el ANPA, se ve «injustificado» que se pueda señalar a la directora como responsable de lo sucedido ya que el menor en ningún momento llegó al centro escolar. «Existen responsables claros como es el personal de acompañamiento de los menores y el propio conductor que no cumplieron con sus deberes de control, ni los protocolos de revisión y limpieza del autobús». Por otra parte, rechazan que se pueda alegar que la ya exdirectora «no informó a tiempo a la Inspección» y apelan a tener en cuenta la situación actual «en la que el personal escolar está totalmente desbordado y no llegan las horas para cumplir con los protocolos y actuaciones exigidas por la Covid».

Por lo sucedido, desde el ANPA han confirmado a Europa Press que los padres del menor no van a denunciar los hechos ante la Guardia Civil, pero sí presentar una queja ante las autoridades autonómicas. En la misma línea que lo hizo este jueves, tras conocerse lo sucedido, el regidor de Oleiros, Ángel García Seoane, ha vuelto a culpar a la empresa de transportes y a la persona que realizaba las tareas de cuidado, que ya fue despedida, «contratados por la Xunta», ha remarcado, culpando a esta administración en última instancia.

Por otra parte, ha indicado que se dirigió por escrito al conselleiro de Educación, Román Rodríguez, con el que también mantuvo una conversación telefónica. «Por lo que me transmitió espero que haya cordura y que actúe como tiene que hacerlo», ha indicado el alcalde, quien ha criticado la actuación de la inspectora de Educación y del jefe territorial.

De este último, CIG-Ensino ha exigido su cese por «un uso improcedente de su cargo público», además de respaldar a la dirección del centro. El sindicato denuncia también la existencia de «coacciones» a la directora y confirma, como se publica también en la web del centro escolar que «todo el equipo directivo, por solidaridad, ha presentado su dimisión».

Por