Vie. Mar 5th, 2021

Ha empezado el curso ciclista y en el primer asalto queda claro que Tadej Pogacar es el enemigo a batir. El joven esloveno (22 años) vencedor del Tour ya está en forma y el calendario se sitúa en los últimos días de febrero. Le queda un mundo por delante para conquistar durante este 2021, revalidar el Tour de Francia, el desafío de ganar la Vuelta a España, alguna clásica tipo Lieja o similares, pero Pogacar es de frenar poco. O de no frenar. En el primer puerto del año en el World Tour, el esloveno impuso su clase ante la amenaza del Ineos y su espadachín Adam Yates.

Pogacar compite en el Emirates, el equipo patrocinado por el país árabe y sus jeques gobernantes que dirigen el suizo Mauro Gianetti y el español Josean Matxín. Los Emiratos Árabes, que compran el deporte a golpe de talonario, también compraron una carrera de la primera división del ciclismo. El Tour de los Emiratos. Etapas por las autovías del desierto, sus palmeras y su tendencia a iluminar cualquier estancia o carretera.

En los Emiratos, un país de arena fina y llano como la palma de la mano, también hay montañas. Un par de ellas, localizadas en dos cordilleras pegadas a Omán el país vecino al sur. A las cimas se sube por autopista, recursos económicos hay de sobra para asfaltar calzadas.

En el monte árido de Jefel Haafet se libró un duelo entre el Ineos y el Emirates, mientras el resto de escuadras perdían a sus capitanes. Valverde, Froome, Nibali, más tarde Kuss, se fueron cayendo mientras la selección del Ineos con su línea suramericana (los colombianos Dani Martínez e Iván Sosa) dejó la carrera en un mano a mano entre Pogacar y Adam Yates.

Lo probó muchas veces el británico, vencedor el año pasado en la cima, pero Pogacar era pegamento adherido a su espalda. Lo aguantó siempre en la moderna pista en subida y lo remató con la meta a la vista. Tomó antes la curva a izquierdas, cerró los huecos y consolidó su jersey burdeos de líder. Pogacar, el vértice de la generación de genios que van a dominar el ciclismo, ya ejerce de patrón.,
Ha empezado el curso ciclista y en el primer asalto queda claro que Tadej Pogacar es el enemigo a batir. El joven esloveno (22 años) vencedor del Tour ya está en forma y el calendario se sitúa en los últimos días de febrero. Le queda un mundo por delante para conquistar durante este 2021, revalidar el Tour de Francia, el desafío de ganar la Vuelta a España, alguna clásica tipo Lieja o similares, pero Pogacar es de frenar poco. O de no frenar. En el primer puerto del año en el World Tour, el esloveno impuso su clase ante la amenaza del Ineos y su espadachín Adam Yates.

Pogacar compite en el Emirates, el equipo patrocinado por el país árabe y sus jeques gobernantes que dirigen el suizo Mauro Gianetti y el español Josean Matxín. Los Emiratos Árabes, que compran el deporte a golpe de talonario, también compraron una carrera de la primera división del ciclismo. El Tour de los Emiratos. Etapas por las autovías del desierto, sus palmeras y su tendencia a iluminar cualquier estancia o carretera.

En los Emiratos, un país de arena fina y llano como la palma de la mano, también hay montañas. Un par de ellas, localizadas en dos cordilleras pegadas a Omán el país vecino al sur. A las cimas se sube por autopista, recursos económicos hay de sobra para asfaltar calzadas.

En el monte árido de Jefel Haafet se libró un duelo entre el Ineos y el Emirates, mientras el resto de escuadras perdían a sus capitanes. Valverde, Froome, Nibali, más tarde Kuss, se fueron cayendo mientras la selección del Ineos con su línea suramericana (los colombianos Dani Martínez e Iván Sosa) dejó la carrera en un mano a mano entre Pogacar y Adam Yates.

Lo probó muchas veces el británico, vencedor el año pasado en la cima, pero Pogacar era pegamento adherido a su espalda. Lo aguantó siempre en la moderna pista en subida y lo remató con la meta a la vista. Tomó antes la curva a izquierdas, cerró los huecos y consolidó su jersey burdeos de líder. Pogacar, el vértice de la generación de genios que van a dominar el ciclismo, ya ejerce de patrón.

Por