Jue. Abr 15th, 2021

Pactar con los partidos independentistas es siempre un error. La semana pasada, PP y PSC hicieron público que apoyarán una moción de censura para entregar la alcaldía de Calonge a JpC. Pronto olvidan que el partido de Carles Puigdemont dio un golpe a la democracia en 2017, que proclamó una declaración unilateral de independencia, que representa el peor nacionalismo de Europa, que utiliza la separación e incluso el odio al resto de España y que continúa excluyendo a la mayoría de catalanes. Encima, quieren presentar la moción de censura el día 1 de octubre. ¿Qué más tiene que pasar? ¿Qué más tienen que hacer los partidos separatistas para que no cuenten con el apoyo del PP y PSC? No se puede continuar dando poder territorial, realizando concesiones y bajando los brazos ante los partidos separatistas. Con esta receta no se va a ninguna parte.

Ahora, ante unas inminentes elecciones en Cataluña, es momento de sumar. Sí, sumar, pero con los constitucionalistas. Son muchos los ciudadanos que tienen la esperanza que de una vez por todas los constitucionalistas nos conjuremos para gobernar Cataluña, volver a la vía de la recuperación económica, reformar la administración, impulsar una sanidad de primer nivel, luchar contra la corrupción, vencer la crisis del Covid-19, pero, sobre todo, superar la fractura, la división y todo el dolor que han causado los partidos separatistas. Es momento de sumar para dar voz a los que están silenciados por el ruido de los nacionalistas, los populistas, los radicales y los extremistas.

Generosidad y responsabilidad son condición para construir un proyecto moderado y transversal que sea una alternativa útil para gobernar Cataluña. Llevamos 10 años de delirio separatista y de políticas absurdas que solo han traído crisis, pérdida de oportunidades, enfrentamiento y tensión entre los catalanes. Los partidos independentistas están atrapados en su particular “juego de tronos” y más divididos que nunca. Las formaciones constitucionalistas tenemos una gran oportunidad que debemos aprovechar para sumar y ganar en las urnas: es momento de entrar en una nueva etapa, poner fin al “procés” y pensar en todos los catalanes. Para conseguir pasar página no podemos perder un solo voto. Por todo esto, lo más sensato es la suma de los constitucionalistas en un proyecto común para dar estabilidad a Cataluña. Los constitucionalistas tenemos que dejar a un lado nuestras diferencias y construir una alternativa preparada para gestionar Cataluña y hacerlo, por fin, para todos los catalanes.

Héctor Amelló es diputado de Ciudadanos (Cs) en el Parlament de Catalunya, Pactar con los partidos independentistas es siempre un error. La semana pasada, PP y PSC hicieron público que apoyarán una moción de censura para entregar la alcaldía de Calonge a JpC. Pronto olvidan que el partido de Carles Puigdemont dio un golpe a la democracia en 2017, que proclamó una declaración unilateral de independencia, que representa el peor nacionalismo de Europa, que utiliza la separación e incluso el odio al resto de España y que continúa excluyendo a la mayoría de catalanes. Encima, quieren presentar la moción de censura el día 1 de octubre. ¿Qué más tiene que pasar? ¿Qué más tienen que hacer los partidos separatistas para que no cuenten con el apoyo del PP y PSC? No se puede continuar dando poder territorial, realizando concesiones y bajando los brazos ante los partidos separatistas. Con esta receta no se va a ninguna parte.

Ahora, ante unas inminentes elecciones en Cataluña, es momento de sumar. Sí, sumar, pero con los constitucionalistas. Son muchos los ciudadanos que tienen la esperanza que de una vez por todas los constitucionalistas nos conjuremos para gobernar Cataluña, volver a la vía de la recuperación económica, reformar la administración, impulsar una sanidad de primer nivel, luchar contra la corrupción, vencer la crisis del Covid-19, pero, sobre todo, superar la fractura, la división y todo el dolor que han causado los partidos separatistas. Es momento de sumar para dar voz a los que están silenciados por el ruido de los nacionalistas, los populistas, los radicales y los extremistas.

Generosidad y responsabilidad son condición para construir un proyecto moderado y transversal que sea una alternativa útil para gobernar Cataluña. Llevamos 10 años de delirio separatista y de políticas absurdas que solo han traído crisis, pérdida de oportunidades, enfrentamiento y tensión entre los catalanes. Los partidos independentistas están atrapados en su particular “juego de tronos” y más divididos que nunca. Las formaciones constitucionalistas tenemos una gran oportunidad que debemos aprovechar para sumar y ganar en las urnas: es momento de entrar en una nueva etapa, poner fin al “procés” y pensar en todos los catalanes. Para conseguir pasar página no podemos perder un solo voto. Por todo esto, lo más sensato es la suma de los constitucionalistas en un proyecto común para dar estabilidad a Cataluña. Los constitucionalistas tenemos que dejar a un lado nuestras diferencias y construir una alternativa preparada para gestionar Cataluña y hacerlo, por fin, para todos los catalanes.

Héctor Amelló es diputado de Ciudadanos (Cs) en el Parlament de Catalunya

Por