Lun. Jun 21st, 2021

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha lamentado este viernes que la tardanza del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en responder a la pandemia del coronavirus y el diagnóstico erróneo para anticipar las consecuencias económicas hayan provocado una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de dos cifras, la mayor en toda la zona euro.

Sin mencionar directamente al jefe del Ejecutivo, el tono de reproche a Sánchez ha sido evidente cuando ha calificado de «lamentable» el desacuerdo entre administraciones para hacer frente a la crisis y ha apuntado que «la responsabilidad es del que está más arriba». «Es el que se tiene que llevar las bofetadas porque para eso está», ha añadido.

El Gobierno, cualquier Gobierno, «tiene que echarle horas, reunirse, ceder, hacer pedagogía… porque si no el mensaje falla y la ejecución de ese mensaje, más», ha remarcado el expresidente del Gobierno durante su intervención en el debate sobre la respuesta de Europa a la pandemia que ha organizado el Foro La Toja en Pontevedra.

Muy crítico con la gestión del Ejecutivo, Rajoy considera que no han acertado en el diagnóstico, porque España no estaba preparada económicamente para un desplome tan grave, el mayor en toda la zona euro, porque no se ha conseguido la complicidad de los ciudadanos y porque es fundamental liderar los acuerdos «pase lo que pase».

El expresidente popular también ha alertado contra los doctrinarios en política y economía: «El peor enemigo de un pueblo es el doctrinario. Un gobernante no puede ser un doctrinario. No hay nada peor, ni siquiera un sectario».

Rajoy ha compartido mesa con el ex primer ministro italiano Enrico Letta, el politólogo Ivan Krastev, e Ignacio Torreblanca, director e investigador principal del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Por su parte, Luis de Guindos, actual vicepresidente del Banco Central Europeo y ministro de Economía con Rajoy, ha asegurado que no va a haber un confinamiento total de las economías y ha avanzado que no será hasta finales de 2022 cuando se recupere el PIB previo al Covid. En cualquier caso, ha advertido, la gravedad de esta crisis dejará cicatrices permanentes en la economía.

«Me tuve que comprar una bicicleta estática»
El expresidente del Gobierno ha revelado que no le llegó ninguna multa por salir durante el confinamiento y ha confesado que al final se tuvo que comprar una bicicleta estática para hacer deporte. «No me ha llegado ninguna multa», ha resaltado, para añadir que él intenta cumplir la ley.

Rajoy ha señalado que al principio de la pandemia había una situación de «sorpresa e ignorancia» ante el coronavirus y en España se decía que «no había que preocuparse». Después, ha proseguido, llegó una etapa de «mucha preocupación» ante el número de contagios y fallecidos. De hecho, ha dicho que todos conocen a personas que han «pasado por esta pesadilla».

«Ahora, estamos en la incertidumbre, cuándo se va a terminar esto, hemos estado confinados, podremos hacer deporte… Yo me tuve que comprar una bicicleta estática. No se podía ni hacer deporte», ha confesado el expresidente del Gobierno.,
El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha lamentado este viernes que la tardanza del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en responder a la pandemia del coronavirus y el diagnóstico erróneo para anticipar las consecuencias económicas hayan provocado una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de dos cifras, la mayor en toda la zona euro.

Sin mencionar directamente al jefe del Ejecutivo, el tono de reproche a Sánchez ha sido evidente cuando ha calificado de «lamentable» el desacuerdo entre administraciones para hacer frente a la crisis y ha apuntado que «la responsabilidad es del que está más arriba». «Es el que se tiene que llevar las bofetadas porque para eso está», ha añadido.

El Gobierno, cualquier Gobierno, «tiene que echarle horas, reunirse, ceder, hacer pedagogía… porque si no el mensaje falla y la ejecución de ese mensaje, más», ha remarcado el expresidente del Gobierno durante su intervención en el debate sobre la respuesta de Europa a la pandemia que ha organizado el Foro La Toja en Pontevedra.

Muy crítico con la gestión del Ejecutivo, Rajoy considera que no han acertado en el diagnóstico, porque España no estaba preparada económicamente para un desplome tan grave, el mayor en toda la zona euro, porque no se ha conseguido la complicidad de los ciudadanos y porque es fundamental liderar los acuerdos «pase lo que pase».

El expresidente popular también ha alertado contra los doctrinarios en política y economía: «El peor enemigo de un pueblo es el doctrinario. Un gobernante no puede ser un doctrinario. No hay nada peor, ni siquiera un sectario».

Rajoy ha compartido mesa con el ex primer ministro italiano Enrico Letta, el politólogo Ivan Krastev, e Ignacio Torreblanca, director e investigador principal del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Por su parte, Luis de Guindos, actual vicepresidente del Banco Central Europeo y ministro de Economía con Rajoy, ha asegurado que no va a haber un confinamiento total de las economías y ha avanzado que no será hasta finales de 2022 cuando se recupere el PIB previo al Covid. En cualquier caso, ha advertido, la gravedad de esta crisis dejará cicatrices permanentes en la economía.

«Me tuve que comprar una bicicleta estática»
El expresidente del Gobierno ha revelado que no le llegó ninguna multa por salir durante el confinamiento y ha confesado que al final se tuvo que comprar una bicicleta estática para hacer deporte. «No me ha llegado ninguna multa», ha resaltado, para añadir que él intenta cumplir la ley.

Rajoy ha señalado que al principio de la pandemia había una situación de «sorpresa e ignorancia» ante el coronavirus y en España se decía que «no había que preocuparse». Después, ha proseguido, llegó una etapa de «mucha preocupación» ante el número de contagios y fallecidos. De hecho, ha dicho que todos conocen a personas que han «pasado por esta pesadilla».

«Ahora, estamos en la incertidumbre, cuándo se va a terminar esto, hemos estado confinados, podremos hacer deporte… Yo me tuve que comprar una bicicleta estática. No se podía ni hacer deporte», ha confesado el expresidente del Gobierno.

Por