Dom. May 9th, 2021

El Festival de Música el Greco en Toledo retomará en octubre la actividad, con los cuatro conciertos que restan de la séptima edición del certamen, que tendrán aforos reducidos y medidas de seguridad sociosanitarias para prevenir contagios del Covid-19.

La programación fue presentada ayer por la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, el director general de la Real Fundación de Toledo, Eduardo Sánchez Butragueño, el director artístico del festival, Juan José Montero, y deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer.

La regidora indicó que los conciertos se desarrollarán en la Catedral Primada y en la antigua iglesia de San Pedro Mártir, que actualmente es parte de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y expresó cómo este festival posiciona a la ciudad cada año en el calendario musical más relevante del panorama nacional e internacional, con una programación que contempla desde las archiconocidas batallas de órgano de la Seo Metropolitana, hasta los conciertos de orquestas y formaciones musicales como Nereydas dirigida por el toledano Javier Ulises Illán.

«Esta convocatoria es, sin duda, una muy buena noticia para Toledo y para el mundo de la cultura. Supone que, a pesar de las dificultades, a pesar de la compleja situación en la que nos encontramos, la cultura y la música se abren camino», indicó la alcaldesa durante su intervención en el acto.

«Como Ayuntamiento y desde este equipo de Gobierno siempre hemos estado al lado de la cultura, pues la consideremos un elemento propio de Toledo, y es que somos lo que somos gracias a un pasado de una gran riqueza cultural y patrimonial y es nuestra obligación mantener esta seña de identidad, potenciarla y realizar nuevas aportaciones», dijo.

Apoyo a la cultura
Por su parte, Sánchez Butragueño afirmó que «es de las más importantes dadas las circunstancias y la incertidumbre de los últimos meses, y reiteró el compromiso de la organización con la seguridad y con la sanidad.

«Han sido meses duros, de incertidumbre y de dudas, pero con el apoyo de las instituciones llega un festival de otoño con una calidad excepcional, con cuatro conciertos de un nivel impresionante», subrayó el director general de la Real Fundación de Toledo.

De otro lado, el deán de la Catedral Primada tuvo palabras de agradecimiento para la alcaldesa por apoyar una edición más esta propuesta y a todas las instituciones implicadas en el desarrollo del festival, como son la Junta de Comunidades, la Diputación, la Universidad y la Fundación Soliss. «Los proyectos que suscitan la capacidad de coordinación entre instituciones muy variadas, como es el caso, son los que tienen que caracterizarnos, ese es el estilo, el de la suma de capacidades e intereses para el bien común de la sociedad», manifestó.

La organización del festival ha adoptado medidas específicas para cada concierto como aforos reducidos incluso por debajo del 50 por ciento de la capacidad de los espacios, uso obligatorio de mascarillas para público e intérpretes, o distancias de seguridad entre localidades.

Las entradas se pueden adquirir concierto a concierto, es decir, se habilitará la venta de entradas semanalmente para el recital programado para esa misma semana en curso, y se podrán adquirir de manera online o en las oficinas de la Real Fundación, con un precio que oscila entre los 10 y los 25 euros.,
El Festival de Música el Greco en Toledo retomará en octubre la actividad, con los cuatro conciertos que restan de la séptima edición del certamen, que tendrán aforos reducidos y medidas de seguridad sociosanitarias para prevenir contagios del Covid-19.

La programación fue presentada ayer por la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, el director general de la Real Fundación de Toledo, Eduardo Sánchez Butragueño, el director artístico del festival, Juan José Montero, y deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer.

La regidora indicó que los conciertos se desarrollarán en la Catedral Primada y en la antigua iglesia de San Pedro Mártir, que actualmente es parte de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y expresó cómo este festival posiciona a la ciudad cada año en el calendario musical más relevante del panorama nacional e internacional, con una programación que contempla desde las archiconocidas batallas de órgano de la Seo Metropolitana, hasta los conciertos de orquestas y formaciones musicales como Nereydas dirigida por el toledano Javier Ulises Illán.

«Esta convocatoria es, sin duda, una muy buena noticia para Toledo y para el mundo de la cultura. Supone que, a pesar de las dificultades, a pesar de la compleja situación en la que nos encontramos, la cultura y la música se abren camino», indicó la alcaldesa durante su intervención en el acto.

«Como Ayuntamiento y desde este equipo de Gobierno siempre hemos estado al lado de la cultura, pues la consideremos un elemento propio de Toledo, y es que somos lo que somos gracias a un pasado de una gran riqueza cultural y patrimonial y es nuestra obligación mantener esta seña de identidad, potenciarla y realizar nuevas aportaciones», dijo.

Apoyo a la cultura
Por su parte, Sánchez Butragueño afirmó que «es de las más importantes dadas las circunstancias y la incertidumbre de los últimos meses, y reiteró el compromiso de la organización con la seguridad y con la sanidad.

«Han sido meses duros, de incertidumbre y de dudas, pero con el apoyo de las instituciones llega un festival de otoño con una calidad excepcional, con cuatro conciertos de un nivel impresionante», subrayó el director general de la Real Fundación de Toledo.

De otro lado, el deán de la Catedral Primada tuvo palabras de agradecimiento para la alcaldesa por apoyar una edición más esta propuesta y a todas las instituciones implicadas en el desarrollo del festival, como son la Junta de Comunidades, la Diputación, la Universidad y la Fundación Soliss. «Los proyectos que suscitan la capacidad de coordinación entre instituciones muy variadas, como es el caso, son los que tienen que caracterizarnos, ese es el estilo, el de la suma de capacidades e intereses para el bien común de la sociedad», manifestó.

La organización del festival ha adoptado medidas específicas para cada concierto como aforos reducidos incluso por debajo del 50 por ciento de la capacidad de los espacios, uso obligatorio de mascarillas para público e intérpretes, o distancias de seguridad entre localidades.

Las entradas se pueden adquirir concierto a concierto, es decir, se habilitará la venta de entradas semanalmente para el recital programado para esa misma semana en curso, y se podrán adquirir de manera online o en las oficinas de la Real Fundación, con un precio que oscila entre los 10 y los 25 euros.

Por