Jue. May 6th, 2021

Hace tiempo que dejó de ser noticia la progresiva inclinación del socialismo a blanquear a Bildu para presentarlo como un partido insertado en la praxis democrática y comprometido con la gobernabilidad de España. Desde que Rodríguez Zapatero bautizó a Arnaldo Otegui como «hombre de paz», el PSOE ha convertido su silencio frente a Bildu y Sortu en una irritante costumbre de mutua complicidad. En esta «España progresista» en construcción, la izquierda está legitimada para atacar a la Monarquía porque es el sano reflejo de la libertad de expresión. Pero la derecha no puede defender al Rey porque eso es una utilización de su figura y una apropiación indebida de su legado que le daña. Es la dualidad impuesta por Pedro… Ver Más,
Hace tiempo que dejó de ser noticia la progresiva inclinación del socialismo a blanquear a Bildu para presentarlo como un partido insertado en la praxis democrática y comprometido con la gobernabilidad de España. Desde que Rodríguez Zapatero bautizó a Arnaldo Otegui como «hombre de paz», el PSOE ha convertido su silencio frente a Bildu y Sortu en una irritante costumbre de mutua complicidad. En esta «España progresista» en construcción, la izquierda está legitimada para atacar a la Monarquía porque es el sano reflejo de la libertad de expresión. Pero la derecha no puede defender al Rey porque eso es una utilización de su figura y una apropiación indebida de su legado que le daña. Es la dualidad impuesta por Pedro… Ver Más

Por