Lun. Mar 1st, 2021

España tiene mucho que ver y la costa mediterránea y la vertiente atlántica andaluza, además de playas, esconden secretos que, en muchas ocasiones, pasan desapercibidos a los visitantes. Las torres de vigilancia costera, levantadas en el siglo XVI para defender la costa de los ataques de los piratas berberiscos, son algunos de ellos. La mayoría de estas torres estuvieron en uso hasta el siglo XIX.

Torre de la Peña, en Tarifa (Cádiz)

La Torre de la Peña, también llamada Torre de la Roca del Ciervo, es una almenara situada en el término municipal de Tarifa, en Cádiz. La construcción, en la cima de la Peña del ciervo de 25 metros de altura, formaba parte del sistema defensivo del estrecho de Gibraltar vigilando el tramo de costa correspondiente a la ensenada de Valdevaqueros y a la playa de Los Lances durante la Edad media y moderna hasta que en el siglo XIX pierde su función de defensa y vigilancia y es abandonada. Desde 1985 la torre, a la que se accede a través de una escalera de obra con 85 escalones, se encuentra inscrita como Bien de Interés Cultural.

Torre Río Real, en Marbella (Málaga)

La Torre Río Real, en el municipio malagueño de Marbella, es una torre de algo más de diez metros de altura y 22 de circunferencia, que al igual que otras torres almenaras del litoral mediterráneo andaluz, formaba parte de un sistema de vigilancia de la costa empleado por árabes y cristianos y, como las demás torres, está declarada Bien de Interés Cultural. Construida en 1575, dejó de usarse tras la Guerra de la Independencia, ya en el siglo XVIII.

Está situada junto a la autovía del Mediterráneo a la altura de río Real, de donde proviene su nombre.

Torre Batería de La Cala del Moral, en Mijas (Málaga)

La Torre Batería de La Cala del Moral es una torre vigía o artillada situada en la localidad de La Cala de Mijas, en la provincia de Málaga. Levantada en el siglo XVIII, se trata de una torre con planta de medio círculo prolongado y dos espolones en el dorso construida en mampostería. La disposición interna se compone de dos plantas y una azotea, la sala principal se encuentra en la planta alta. La Torre Batería es la sede del Centro de Interpretación de las Torres Vigía del Museo Histórico-Etnológico de Mijas.

Torre de Santa Elena, en Cartagena (Murcia)

La torre de Santa Elena se encuentra en el poblado de pescadores de La Azohía, en la localidad de Cartagena, en Murcia, en uno de los extremos del golfo de Mazarrón. Es una de las torres proyectadas en el siglo XVI dentro del sistema de vigilancia costera. Se encuentra dentro del espacio natural protegido de la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán.

Torre del Diablo, en Almuñécar (Granada)

La Torre del Diablo es una atalaya costera situada en el término municipal de Almuñécar, en Granada, en concreto en el paraje de Las Golondrinas, dominando la Playa de Cabria o Calabria. La Torre del Diablo, levantada en el siglo XVIII tiene figura troncocónica y planta circular, de 8.45 metros de diámetro. Está construida sobre una plataforma de nivelación con revellín aparente, ejecutada con mampostería de piedras de tamaño mediano, formando hiladas y enlucidas exteriormente. Probablemente se construyó sobre el año 1766 al objeto de sustituir a la que había al lado, la Torre de Enmedio, que era medieval.

Torre del Muelle, en Benalmádena (Málaga)

En la localidad malagueña de Benalmádena se encuentra la Torre del Muelle, en el mismo borde de la costa sobre un promontorio escarpado, muy cerca del muelle utilizado en época romana para el tránsito de mercancías. Su emplazamiento estratégico permitía visualizar la costa del Mar de Alborán y comunicarse mediante fuego y humo con otras torres y poblaciones cercanas ante la presencia de navíos enemigos y piratas frente a las costas. Tiene una altura de 11,5 metros; la entrada a la torre se sitúa a 7,30 metros del suelo a la que se accedía mediante una escala que posteriormente era retirada para evitar el acceso a la torre de posibles enemigos. El diámetro de la base es de 7,65 metros y en su parte superior de 5,70 metros.

Torre del Pirulico, en Mojácar (Almería)

La torre del Pirulico es una atalaya o torre de vigilancia costera situada en el municipio de Mojácar, en Almería. Es una atalaya nazarí, construida entre los siglos XII y XIV y que se seguiría usando como torre de vigilancia durante el siglo XVI. Fue restaurada el año 2009.

La entrada se realiza por una puerta de arco rebajado situada a unos 7 metros de altura a la que hoy se puede acceder mediante una escalera metálica fija. En su interior posee una estancia de la que parte una escalera interna de un tramo curvo que permite acceder a la azotea de la torre.

Torre del Moro en Torrevieja (Alicante)

La torre del Moro o del Cabo Cervera es una torre de vigilancia costera construida en una colina situada sobre el cabo Cervera a unos cinco kilómetros del centro de Torrevieja.

Su planta es circular, con forma trococónica y está construida con mampostería. Ha sufrido diversas reparaciones a lo largo de la historia, entre las dos últimas destacan: la realizada en 1960 y otra en 1994. La primera se corresponde en mayor medida con la construcción original, disponía de una escalera espiral hasta alcanzar su parte alta. En la restauración de 1994 se modifican los restos anteriores y se construye una torre almenada en la que destaca el escudo de la ciudad de Torrevieja. Está declarada como Bien de interés cultural en 1985.,
España tiene mucho que ver y la costa mediterránea y la vertiente atlántica andaluza, además de playas, esconden secretos que, en muchas ocasiones, pasan desapercibidos a los visitantes. Las torres de vigilancia costera, levantadas en el siglo XVI para defender la costa de los ataques de los piratas berberiscos, son algunos de ellos. La mayoría de estas torres estuvieron en uso hasta el siglo XIX.

Torre de la Peña, en Tarifa (Cádiz)

La Torre de la Peña, también llamada Torre de la Roca del Ciervo, es una almenara situada en el término municipal de Tarifa, en Cádiz. La construcción, en la cima de la Peña del ciervo de 25 metros de altura, formaba parte del sistema defensivo del estrecho de Gibraltar vigilando el tramo de costa correspondiente a la ensenada de Valdevaqueros y a la playa de Los Lances durante la Edad media y moderna hasta que en el siglo XIX pierde su función de defensa y vigilancia y es abandonada. Desde 1985 la torre, a la que se accede a través de una escalera de obra con 85 escalones, se encuentra inscrita como Bien de Interés Cultural.

Torre Río Real, en Marbella (Málaga)

La Torre Río Real, en el municipio malagueño de Marbella, es una torre de algo más de diez metros de altura y 22 de circunferencia, que al igual que otras torres almenaras del litoral mediterráneo andaluz, formaba parte de un sistema de vigilancia de la costa empleado por árabes y cristianos y, como las demás torres, está declarada Bien de Interés Cultural. Construida en 1575, dejó de usarse tras la Guerra de la Independencia, ya en el siglo XVIII.

Está situada junto a la autovía del Mediterráneo a la altura de río Real, de donde proviene su nombre.

Torre Batería de La Cala del Moral, en Mijas (Málaga)

La Torre Batería de La Cala del Moral es una torre vigía o artillada situada en la localidad de La Cala de Mijas, en la provincia de Málaga. Levantada en el siglo XVIII, se trata de una torre con planta de medio círculo prolongado y dos espolones en el dorso construida en mampostería. La disposición interna se compone de dos plantas y una azotea, la sala principal se encuentra en la planta alta. La Torre Batería es la sede del Centro de Interpretación de las Torres Vigía del Museo Histórico-Etnológico de Mijas.

Torre de Santa Elena, en Cartagena (Murcia)

La torre de Santa Elena se encuentra en el poblado de pescadores de La Azohía, en la localidad de Cartagena, en Murcia, en uno de los extremos del golfo de Mazarrón. Es una de las torres proyectadas en el siglo XVI dentro del sistema de vigilancia costera. Se encuentra dentro del espacio natural protegido de la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán.

Torre del Diablo, en Almuñécar (Granada)

La Torre del Diablo es una atalaya costera situada en el término municipal de Almuñécar, en Granada, en concreto en el paraje de Las Golondrinas, dominando la Playa de Cabria o Calabria. La Torre del Diablo, levantada en el siglo XVIII tiene figura troncocónica y planta circular, de 8.45 metros de diámetro. Está construida sobre una plataforma de nivelación con revellín aparente, ejecutada con mampostería de piedras de tamaño mediano, formando hiladas y enlucidas exteriormente. Probablemente se construyó sobre el año 1766 al objeto de sustituir a la que había al lado, la Torre de Enmedio, que era medieval.

Torre del Muelle, en Benalmádena (Málaga)

En la localidad malagueña de Benalmádena se encuentra la Torre del Muelle, en el mismo borde de la costa sobre un promontorio escarpado, muy cerca del muelle utilizado en época romana para el tránsito de mercancías. Su emplazamiento estratégico permitía visualizar la costa del Mar de Alborán y comunicarse mediante fuego y humo con otras torres y poblaciones cercanas ante la presencia de navíos enemigos y piratas frente a las costas. Tiene una altura de 11,5 metros; la entrada a la torre se sitúa a 7,30 metros del suelo a la que se accedía mediante una escala que posteriormente era retirada para evitar el acceso a la torre de posibles enemigos. El diámetro de la base es de 7,65 metros y en su parte superior de 5,70 metros.

Torre del Pirulico, en Mojácar (Almería)

La torre del Pirulico es una atalaya o torre de vigilancia costera situada en el municipio de Mojácar, en Almería. Es una atalaya nazarí, construida entre los siglos XII y XIV y que se seguiría usando como torre de vigilancia durante el siglo XVI. Fue restaurada el año 2009.

La entrada se realiza por una puerta de arco rebajado situada a unos 7 metros de altura a la que hoy se puede acceder mediante una escalera metálica fija. En su interior posee una estancia de la que parte una escalera interna de un tramo curvo que permite acceder a la azotea de la torre.

Torre del Moro en Torrevieja (Alicante)

La torre del Moro o del Cabo Cervera es una torre de vigilancia costera construida en una colina situada sobre el cabo Cervera a unos cinco kilómetros del centro de Torrevieja.

Su planta es circular, con forma trococónica y está construida con mampostería. Ha sufrido diversas reparaciones a lo largo de la historia, entre las dos últimas destacan: la realizada en 1960 y otra en 1994. La primera se corresponde en mayor medida con la construcción original, disponía de una escalera espiral hasta alcanzar su parte alta. En la restauración de 1994 se modifican los restos anteriores y se construye una torre almenada en la que destaca el escudo de la ciudad de Torrevieja. Está declarada como Bien de interés cultural en 1985.

Por