Lun. Abr 19th, 2021

El 1% de las personas que han recibido una de las tres vacunas contra el coronarivus en la Comunidad Valenciana sufre reacciones adversas, las mismas que se habían detectado durante las pruebas clínicas antes de su autorización, según ha informado este martes la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

Con esta incidencia de diez casos por cada 1.000 dosis administradas, no se ha visto ningún efecto secundario hasta ahora desconocido o que pueda ser motivo de preocupación.

Según ha informado el departamento que dirige Ana Barceló en un comunicado, los acontecimientos más frecuentemente notificados son fiebre, dolor en la zona de inyección, cefalea, mareos, náuseas o diarrea.

[El coronavirus se propaga a menor velocidad en Valencia que en el resto de España]

El sistema de farmacovigilancia valenciano monitoriza de “forma permanente” el proceso de vacunación y, por el momento, no ha identificado reacciones adversas distintas a las indicadas por los laboratorios en los prospectos de las vacunas.

Hasta la fecha, sin diferenciar entre las tres vacunas que se están administrando, se han notificado en la Comunitat Valenciana ocho acontecimientos adversos por cada 1.000 primeras dosis administradas y 12 notificaciones adversas por cada 1.000 segundas dosis.

[Una pulsera conectada al móvil controlará a los hospitalizados por coronavirus en Valencia tras recibir el alta]

Las vacunas que se están utilizando en la Comunitat Valenciana son las de Pfizer-Biontech, Moderna y Astrazeneca. Según subraya Sanidad, las tres son igualmente válidas para proteger contra la infección y, por si sobreviniera alguno de los efectos adversos referidos en el prospecto, el proceso de vacunación no concluye con el pinchazo.

La persona recién vacunada siempre permanece en observación al menos 15 minutos. El tiempo es variable porque, antes de la administración de la vacuna, el personal facultativo se entrevista con ella y le pregunta sobre patologías previas, reacciones alérgicas conocidas, contactos o contagios covid.

En función de las respuestas, se determina si el candidato o la candidata es apta para recibir la vacuna y qué riesgo existe de que pueda desarrollar reacciones adversas. A más peligro, más tiempo de observación post-vacunación.

Evita enfermar o morir
Antes de recibir la vacuna, también se comunica al candidato o candidata que todas las vacunas protegen de la infección, pero que no pueden causarla porque carecen de capacidad infectiva, así como que la vacunación reducirá la probabilidad de enfermar gravemente y de morir, pero que él o ella deberá continuar con las medidas preventivas para reducir la transmisión.

Los posibles efectos adversos suelen ser leves y de duración breve. El equipo médico también informa de posibles inconvenientes porque la vacuna, como todos los medicamentos, puede producir efectos adversos, que suelen ser más frecuentes tras la segunda dosis.

No obstante, no siempre aparecen y cuando se dan, la mayoría son leves y de duración breve. Los más habituales son dolor en el lugar de la inyección, sensación de cansancio, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos o dolor articular.

Excepcionalmente se han registrado casos de anafilaxia (reacción alérgica grave) en personas con antecedentes y todas se recuperaron con la administración de adrenalina.,
El 1% de las personas que han recibido una de las tres vacunas contra el coronarivus en la Comunidad Valenciana sufre reacciones adversas, las mismas que se habían detectado durante las pruebas clínicas antes de su autorización, según ha informado este martes la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

Con esta incidencia de diez casos por cada 1.000 dosis administradas, no se ha visto ningún efecto secundario hasta ahora desconocido o que pueda ser motivo de preocupación.

Según ha informado el departamento que dirige Ana Barceló en un comunicado, los acontecimientos más frecuentemente notificados son fiebre, dolor en la zona de inyección, cefalea, mareos, náuseas o diarrea.

[El coronavirus se propaga a menor velocidad en Valencia que en el resto de España]

El sistema de farmacovigilancia valenciano monitoriza de “forma permanente” el proceso de vacunación y, por el momento, no ha identificado reacciones adversas distintas a las indicadas por los laboratorios en los prospectos de las vacunas.

Hasta la fecha, sin diferenciar entre las tres vacunas que se están administrando, se han notificado en la Comunitat Valenciana ocho acontecimientos adversos por cada 1.000 primeras dosis administradas y 12 notificaciones adversas por cada 1.000 segundas dosis.

[Una pulsera conectada al móvil controlará a los hospitalizados por coronavirus en Valencia tras recibir el alta]

Las vacunas que se están utilizando en la Comunitat Valenciana son las de Pfizer-Biontech, Moderna y Astrazeneca. Según subraya Sanidad, las tres son igualmente válidas para proteger contra la infección y, por si sobreviniera alguno de los efectos adversos referidos en el prospecto, el proceso de vacunación no concluye con el pinchazo.

La persona recién vacunada siempre permanece en observación al menos 15 minutos. El tiempo es variable porque, antes de la administración de la vacuna, el personal facultativo se entrevista con ella y le pregunta sobre patologías previas, reacciones alérgicas conocidas, contactos o contagios covid.

En función de las respuestas, se determina si el candidato o la candidata es apta para recibir la vacuna y qué riesgo existe de que pueda desarrollar reacciones adversas. A más peligro, más tiempo de observación post-vacunación.

Evita enfermar o morir
Antes de recibir la vacuna, también se comunica al candidato o candidata que todas las vacunas protegen de la infección, pero que no pueden causarla porque carecen de capacidad infectiva, así como que la vacunación reducirá la probabilidad de enfermar gravemente y de morir, pero que él o ella deberá continuar con las medidas preventivas para reducir la transmisión.

Los posibles efectos adversos suelen ser leves y de duración breve. El equipo médico también informa de posibles inconvenientes porque la vacuna, como todos los medicamentos, puede producir efectos adversos, que suelen ser más frecuentes tras la segunda dosis.

No obstante, no siempre aparecen y cuando se dan, la mayoría son leves y de duración breve. Los más habituales son dolor en el lugar de la inyección, sensación de cansancio, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos o dolor articular.

Excepcionalmente se han registrado casos de anafilaxia (reacción alérgica grave) en personas con antecedentes y todas se recuperaron con la administración de adrenalina.

Por