Jue. Jun 17th, 2021

Un policía fue asesinado de cinco balazos este viernes en un centro de detención de Croydon, al sur de Londres, por un joven de 23 años que había sido arrestado previamente y que sacó un arma durante el registro policial. La Policía Metropolitana informó en un comunicado que sobre las 2.15 de la madrugada el agente fue tiroteado en la comisaría y falleció poco después en el hospital. El agresor intentó quitarse la vida después disparándose también y se encuentra hospitalizado en estado crítico, según confirmaron fuentes policiales.

El incidente ha conmocionado al país, y los mensajes de condolencias no se hicieron esperar. El primer ministro, Boris Johnson, tuiteó: «Mi más sentido pésame para la familia, amigos y colegas del oficial de policía que fue asesinado en Croydon anoche. Tenemos una enorme deuda con quienes arriesgan sus propias vidas para mantenernos a salvo». «Mis pensamientos están con su familia, amigos y colegas policiales en Londres y en todo el país», dijo por su parte la ministra del Interior, Priti Patel, que añadió: «Este es un día triste para nuestro país y otro terrible recordatorio de cómo nuestros agentes de policía se ponen en peligro todos los días para mantenernos a salvo».

El presidente del Consejo de Jefes de Policía Nacional, Martin Hewitt, aseveró que «este es otro trágico recordatorio de los riesgos que los agentes de policía toman a diario para mantener la seguridad del público».

Entorno de gran pobreza
La Reverenda Catherine Tucker, de la parroquia de Holy Church Croydon, señaló que lo sucedido es «inaceptable, pero también siento pena por el perpetrador», ya que «lamentablemente, no me sorprende que haya habido un tiroteo en Croydon». La reverenda explicó a la prensa local que la comunidad de la zona es «diversa» y desgraciadamente «vive en un entorno de gran pobreza». «Hay tensiones entre la policía y los jóvenes, particularmente en relación con las detenciones y los registros, así como por la forma en que la policía se relaciona con la comunidad».

Una fuente citada aseguró que ante las preguntas y críticas sobre cómo el sospechoso, que podría haber sido arrestado por posesión de municiones, pudo tener consigo un arma dentro de la estación, la única respuesta es que es algo «inusual», pero que las actuales circunstancias (en relación al brote de Covid-19), podrían «complicar los registros». El ex comisionado adjunto de la Policía Metropolitana, Rod Jarman, declaró por su parte a una cadena de televisión que los registros policiales «dependen mucho de la situación… Si una persona está actuando de manera muy violenta, probablemente la registrarán con más detalle» pero si la persona colabora, el registro será «menos intrusivo» ya que «nuestro enfoque policial es usar una cantidad mínima de fuerza». Además, detalló que existe un escrutinio «enorme» sobre la policía para que use una cantidad mínima de fuerza al detener a alguien y que «algunas armas son sorprendentemente pequeñas, y algunas personas pueden ocultar muy bien cosas dentro de su cuerpo».

«Estamos trabajando para establecer las circunstancias del incidente y proporcionaremos más actualizaciones cuando las tengamos», señaló la comisaria policial, Cressida Dick.,
Un policía fue asesinado de cinco balazos este viernes en un centro de detención de Croydon, al sur de Londres, por un joven de 23 años que había sido arrestado previamente y que sacó un arma durante el registro policial. La Policía Metropolitana informó en un comunicado que sobre las 2.15 de la madrugada el agente fue tiroteado en la comisaría y falleció poco después en el hospital. El agresor intentó quitarse la vida después disparándose también y se encuentra hospitalizado en estado crítico, según confirmaron fuentes policiales.

El incidente ha conmocionado al país, y los mensajes de condolencias no se hicieron esperar. El primer ministro, Boris Johnson, tuiteó: «Mi más sentido pésame para la familia, amigos y colegas del oficial de policía que fue asesinado en Croydon anoche. Tenemos una enorme deuda con quienes arriesgan sus propias vidas para mantenernos a salvo». «Mis pensamientos están con su familia, amigos y colegas policiales en Londres y en todo el país», dijo por su parte la ministra del Interior, Priti Patel, que añadió: «Este es un día triste para nuestro país y otro terrible recordatorio de cómo nuestros agentes de policía se ponen en peligro todos los días para mantenernos a salvo».

El presidente del Consejo de Jefes de Policía Nacional, Martin Hewitt, aseveró que «este es otro trágico recordatorio de los riesgos que los agentes de policía toman a diario para mantener la seguridad del público».

Entorno de gran pobreza
La Reverenda Catherine Tucker, de la parroquia de Holy Church Croydon, señaló que lo sucedido es «inaceptable, pero también siento pena por el perpetrador», ya que «lamentablemente, no me sorprende que haya habido un tiroteo en Croydon». La reverenda explicó a la prensa local que la comunidad de la zona es «diversa» y desgraciadamente «vive en un entorno de gran pobreza». «Hay tensiones entre la policía y los jóvenes, particularmente en relación con las detenciones y los registros, así como por la forma en que la policía se relaciona con la comunidad».

Una fuente citada aseguró que ante las preguntas y críticas sobre cómo el sospechoso, que podría haber sido arrestado por posesión de municiones, pudo tener consigo un arma dentro de la estación, la única respuesta es que es algo «inusual», pero que las actuales circunstancias (en relación al brote de Covid-19), podrían «complicar los registros». El ex comisionado adjunto de la Policía Metropolitana, Rod Jarman, declaró por su parte a una cadena de televisión que los registros policiales «dependen mucho de la situación… Si una persona está actuando de manera muy violenta, probablemente la registrarán con más detalle» pero si la persona colabora, el registro será «menos intrusivo» ya que «nuestro enfoque policial es usar una cantidad mínima de fuerza». Además, detalló que existe un escrutinio «enorme» sobre la policía para que use una cantidad mínima de fuerza al detener a alguien y que «algunas armas son sorprendentemente pequeñas, y algunas personas pueden ocultar muy bien cosas dentro de su cuerpo».

«Estamos trabajando para establecer las circunstancias del incidente y proporcionaremos más actualizaciones cuando las tengamos», señaló la comisaria policial, Cressida Dick.

Por