Mié. Ago 4th, 2021

Un joven de 28 años resultó herido de bala el pasado 24 de septiembre después de que un agente de la Policía Nacional le disparara en una pierna mientras sufría un brote psicótico

Los hechos ocurrieron en la vivienda de la víctima, que sufre discapacidad intelectual y trastorno psicótico, después de que su madre alertara al 112 de que el muchacho estaba sufriendo una crisis psicótica.

Pese a que
fueron los sanitarios los que

se trasladaron hasta su casa

para poder atenderle, se vieron obligados a llamar a la Policía para controlar la situación.

Según las fuentes policiales consultadas por Hoy, el joven
intentó agredir a los dos agentes
que se desplazaron hasta la residencia en la que se hallaba, momento en el que le requirieron que depusiera su actitud haciendo caso omiso a la petición.

Fue en ese momento cuando, visiblemente nervioso, amenazó a los policías con un cuchillo y con un hacha. Entonces, uno redujo al muchacho con un disparo en una zona no vital, en concreto, en la pierna.

Cuando la madre vio que su hijo salía en camilla, los agentes le confirmaron que había recibido un disparo en una pierna con el objetivo de reducirle.

El joven fue trasladado al Hospital Don Benito-Villanueva y tras varios días ingresado regresó a su domicilio recuperado de las heridas.

El mismo día de los hechos,

la madre recurrió a un abogado

y ya ha presentado una denuncia contra la Policía Nacional.

Por su parte, el director del centro Plena Inclusión de Don Benito, al que pertenecía el joven, ya ha adelantado que se va a personar como acusación particular en la causa.,
Un joven de 28 años resultó herido de bala el pasado 24 de septiembre después de que un agente de la Policía Nacional le disparara en una pierna mientras sufría un brote psicótico

Los hechos ocurrieron en la vivienda de la víctima, que sufre discapacidad intelectual y trastorno psicótico, después de que su madre alertara al 112 de que el muchacho estaba sufriendo una crisis psicótica.

Pese a que
fueron los sanitarios los que

se trasladaron hasta su casa

para poder atenderle, se vieron obligados a llamar a la Policía para controlar la situación.

Según las fuentes policiales consultadas por Hoy, el joven
intentó agredir a los dos agentes
que se desplazaron hasta la residencia en la que se hallaba, momento en el que le requirieron que depusiera su actitud haciendo caso omiso a la petición.

Fue en ese momento cuando, visiblemente nervioso, amenazó a los policías con un cuchillo y con un hacha. Entonces, uno redujo al muchacho con un disparo en una zona no vital, en concreto, en la pierna.

Cuando la madre vio que su hijo salía en camilla, los agentes le confirmaron que había recibido un disparo en una pierna con el objetivo de reducirle.

El joven fue trasladado al Hospital Don Benito-Villanueva y tras varios días ingresado regresó a su domicilio recuperado de las heridas.

El mismo día de los hechos,

la madre recurrió a un abogado

y ya ha presentado una denuncia contra la Policía Nacional.

Por su parte, el director del centro Plena Inclusión de Don Benito, al que pertenecía el joven, ya ha adelantado que se va a personar como acusación particular en la causa.

Por