Lun. Ago 2nd, 2021

El próximo jueves, 8 de febrero (el día 13 será en Ciudad Real), se presentará en Toledo el libro «Ciencia y Técnica en Castilla-La Mancha. Diccionario biográfico (nombres y hechos)», que ha sido coordinado por el profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Enrique Díez Barra, y el director de Almud Ediciones Castilla-La Mancha, Alfonso González Calero.

Se trata de una obra con base documental que reivindica la importancia de la cultura científica en la región y constata la aportación de la universidad castellano-manchega a este campo. En el libro han colaborado más de 80 especialistas y reúne más de 320 entradas biográficas de personas nacidas o muy vinculadas a la región entre los siglos XI y XX.

La obra ofrece al lector una aproximación a una realidad hasta ahora no demasiado conocida como es la creatividad científica y técnica desarrollada en la región o en otros territorios. Junto a nombres de astrónomos como Azarquiel o Jiménez Coronado, inventores como Mónico Sánchez o Imedio, médicos como Creus o químicos como Del Campo, entre una larga lista de nombres, aparecen referencias a empresas e instituciones relacionadas con la tecnología y la investigación científica.

Portada del libroEl profesor Díez Barra explica que los institutos de investigación de la UCLM «son un soporte importante, juegan un papel fundamental y ponen de manifiesto la realidad actual del desarrollo científico en la región». Estos centros contribuyen a lo que pudiera calificarse como «europeización o globalización de Castilla-La Mancha en ciencia y tecnología», según se dice en la introducción del libro. También, el volumen recoge entre las entradas biográficas el nombre de cuatro investigadores de la institución académica fallecidos en los últimos años: Ana Cubero, Juan José Berzas, Antonio Calatayud y Ramón Varón.

Tanto Díez Barra como González-Calero—principal promotor de este proyecto que se fraguó en pleno confinamiento por la pandemia del coronavirus— confían en que «este Diccionario ayude al reconocimiento social y al impulso financiero sostenido que la ciencia y la técnica necesitan».

González-Calero subraya que «no muchos hubieran pensado que nuestra región, Castilla-La Mancha, con una Universidad muy reciente y con un muy escaso desarrollo industrial, podría tener un pasado científico y técnico relevante; sin embargo este Diccionario viene a demostrar lo contrario».

Desde los científicos y traductores del Toledo medieval, hasta los médicos y naturalistas del Renacimiento, pasando por los profesionales de las Ciencias de la Salud de los siglos XIX y XX, o los científicos de las áreas más diversas de las tres últimas centurias forman parte de esta obra, que reconoce la labor divulgadora de los Institutos de Enseñanza Media y ya a caballo entre los siglos XX y XXI la importante eclosión surgida con los centros de investigación vinculados a la Junta de Castilla-La Mancha y, sobre todo, a la Universidad regional.,
El próximo jueves, 8 de febrero (el día 13 será en Ciudad Real), se presentará en Toledo el libro «Ciencia y Técnica en Castilla-La Mancha. Diccionario biográfico (nombres y hechos)», que ha sido coordinado por el profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Enrique Díez Barra, y el director de Almud Ediciones Castilla-La Mancha, Alfonso González Calero.

Se trata de una obra con base documental que reivindica la importancia de la cultura científica en la región y constata la aportación de la universidad castellano-manchega a este campo. En el libro han colaborado más de 80 especialistas y reúne más de 320 entradas biográficas de personas nacidas o muy vinculadas a la región entre los siglos XI y XX.

La obra ofrece al lector una aproximación a una realidad hasta ahora no demasiado conocida como es la creatividad científica y técnica desarrollada en la región o en otros territorios. Junto a nombres de astrónomos como Azarquiel o Jiménez Coronado, inventores como Mónico Sánchez o Imedio, médicos como Creus o químicos como Del Campo, entre una larga lista de nombres, aparecen referencias a empresas e instituciones relacionadas con la tecnología y la investigación científica.

Portada del libroEl profesor Díez Barra explica que los institutos de investigación de la UCLM «son un soporte importante, juegan un papel fundamental y ponen de manifiesto la realidad actual del desarrollo científico en la región». Estos centros contribuyen a lo que pudiera calificarse como «europeización o globalización de Castilla-La Mancha en ciencia y tecnología», según se dice en la introducción del libro. También, el volumen recoge entre las entradas biográficas el nombre de cuatro investigadores de la institución académica fallecidos en los últimos años: Ana Cubero, Juan José Berzas, Antonio Calatayud y Ramón Varón.

Tanto Díez Barra como González-Calero—principal promotor de este proyecto que se fraguó en pleno confinamiento por la pandemia del coronavirus— confían en que «este Diccionario ayude al reconocimiento social y al impulso financiero sostenido que la ciencia y la técnica necesitan».

González-Calero subraya que «no muchos hubieran pensado que nuestra región, Castilla-La Mancha, con una Universidad muy reciente y con un muy escaso desarrollo industrial, podría tener un pasado científico y técnico relevante; sin embargo este Diccionario viene a demostrar lo contrario».

Desde los científicos y traductores del Toledo medieval, hasta los médicos y naturalistas del Renacimiento, pasando por los profesionales de las Ciencias de la Salud de los siglos XIX y XX, o los científicos de las áreas más diversas de las tres últimas centurias forman parte de esta obra, que reconoce la labor divulgadora de los Institutos de Enseñanza Media y ya a caballo entre los siglos XX y XXI la importante eclosión surgida con los centros de investigación vinculados a la Junta de Castilla-La Mancha y, sobre todo, a la Universidad regional.

Por