Mar. Jun 22nd, 2021

El actor se estrena como director con ‘Falling’, un drama paternofilial, y recibe el premio Donostia del Zinemaldia,

Viggo Mortensen (Nueva York, 61 años) transita por varios husos horarios. Por un lado, hace ya una década que vive en el centro de Madrid. Por otro, parte de su trabajo (actuación, promoción, incluso dirección de su editorial) se desarrolla en Estados Unidos. Sentado ante el periodista, con un café en la mano, a su hablar pausado, en ese argentino melódico en el que se expresa, se suma algo de cansancio (está promocionando su debut como director, Falling, en EE UU vía Zoom) y cierto dolor artístico. “La pandemia ha sido durísima. Mi caso no se puede ni comparar con los fallecidos ni con los enfermos, por supuesto. Pero a Falling le ha cortado las alas, no me ha dejado desarrollar su carrera”, reflexiona. El nuevo Premio Donostia ha debutado como director con un drama -que se estrena en España el 2 de octubre- que merecía mayor repercusión. Puede que la épica que rodea a Aragorn en El señor de los anillos sea homérica, pero la de Mortensen con Falling -que describe la dura relación entre un padre ganadero con demencia senil y su hijo gay, que vive en California y que tendrá que hacerse cargo de su cuidado- no se queda muy atrás.

Seguir leyendo

Por