Dom. Ago 1st, 2021

Cuatro de cada cinco personas que experimentaron pérdida de olfato y/o gusto dieron positivo en anticuerpos Covid-19 y de estos, el 40% no tuvo ni tos ni fiebre, según un estudio en el que los autores piden reconocer urgentemente a nivel mundial la pérdida de olfato como síntoma clave de la enfermedad.

El coronavirus puede causar pérdida del gusto y/o del olfato, pero se desconoce la prevalencia de anticuerpos en las personas que reportan estos síntomas. Además, aún no se comprende bien la importancia de la pérdida de estos sentidos a la hora de predecir la enfermedad.

Según los resultados, el 78% tenía anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y aquellos con pérdida del olfato tenían casi tres veces más probabilidades de tener anticuerpos contra este coronavirus que los que padecían pérdida del gusto.

Nuevas vías de diagnóstico
Aunque el estudio tuvo algunas limitaciones, como la falta de un grupo de control, los investigadores opinan que los hallazgos tienen «implicaciones significativas» para los responsables de las políticas a nivel mundial, ya que la mayoría de los países no recomiendan el autoaislamiento y la realización de pruebas diagnósticas a partir de la pérdida aguda del olfato y/o gusto.

Este estudio sugiere que «una dependencia excesiva de la tos y la fiebre como síntomas principales puede ser defectuosa y que es necesario reconocer urgentemente la pérdida del olfato a nivel mundial como un síntoma clave de esta enfermedad».

Sin embargo, actualmente la mayoría de los países no reconocen la pérdida repentina del olfato como un síntoma, según se apunta en la investigación de la University College London.,
Cuatro de cada cinco personas que experimentaron pérdida de olfato y/o gusto dieron positivo en anticuerpos Covid-19 y de estos, el 40% no tuvo ni tos ni fiebre, según un estudio en el que los autores piden reconocer urgentemente a nivel mundial la pérdida de olfato como síntoma clave de la enfermedad.

El coronavirus puede causar pérdida del gusto y/o del olfato, pero se desconoce la prevalencia de anticuerpos en las personas que reportan estos síntomas. Además, aún no se comprende bien la importancia de la pérdida de estos sentidos a la hora de predecir la enfermedad.

Según los resultados, el 78% tenía anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y aquellos con pérdida del olfato tenían casi tres veces más probabilidades de tener anticuerpos contra este coronavirus que los que padecían pérdida del gusto.

Nuevas vías de diagnóstico
Aunque el estudio tuvo algunas limitaciones, como la falta de un grupo de control, los investigadores opinan que los hallazgos tienen «implicaciones significativas» para los responsables de las políticas a nivel mundial, ya que la mayoría de los países no recomiendan el autoaislamiento y la realización de pruebas diagnósticas a partir de la pérdida aguda del olfato y/o gusto.

Este estudio sugiere que «una dependencia excesiva de la tos y la fiebre como síntomas principales puede ser defectuosa y que es necesario reconocer urgentemente la pérdida del olfato a nivel mundial como un síntoma clave de esta enfermedad».

Sin embargo, actualmente la mayoría de los países no reconocen la pérdida repentina del olfato como un síntoma, según se apunta en la investigación de la University College London.

Por